Saltar al contenido

El cementado de metales no tiene nada que ver con el cemento o el hormigón para la construcción. Es un proceso térmico para el endurecimiento.

¿Qué es el cementado?

El cementado de acero es un proceso termoquímico que se realizada para el endurecimiento de la superficie de piezas sin modificar su estructura interna para que siga teniendo las mismas propiedades.

¿Cómo se hace el cementado?

Este proceso se consigue añadiendo un producto especial enriquecido en carbono a su superficie e introduciendo la pieza en un horno a unos 900 grados centígrados durante horas, dependiendo de la profundidad de cementado que necesitemos. Así el cementante, se combina con el acero aportando más carbono únicamente en la parte más superficial.

Posteriormente se hace un proceso de templado. Como la pieza de acero tiene 2 zonas con distintos porcentajes de carbono, se producirá un endurecimiento distinto.

Mejores aceros

Cuanta menos concentración de carbono tenga el acero, más apropiado es, ya que si el acero de por si tiene mucho carbono, no se puede cambiar mucho su concentración en la superficie.

Los aceros con una buena cantidad de cromo, ayudan a que el proceso sea más rápido, y los que tienen más de un 5% de níquel, hacen el efecto contrario, hacen el proceso más lento.

Finalidad

Con este proceso conseguimos unas piezas con una dureza exterior muy alta, pero con un núcleo menos frágil a un golpe que con un acero templado con alto contenido en carbono.

Lo podemos encontrar en el mercado en discos para sierras, donde se ha cementado la parte exterior que trabaja más y sufre más roces, evitando así que el resto del disco sea más propenso a romperse.

Otro ejemplo que podemos encontrar es en herramientas de corte, que se cementa su exterior para dar consistencia en el corte y evitar roturas gracias a un núcleo que absorbe mejor los golpes.

Espero haberte aclarado tus dudas sobre el cementado. Puede seguirnos en Facebook o suscribirte a nuestros emails con ofertas o promociones que encuentre interesantes. Un saludo plasmador!