Saltar al contenido

Línea de corte para prensas

Automatización de prensas

¿Qué es?

Una línea de corte para prensas es un sistema automático o semiautomático de corte de chapa longitudinal para prensas, tanto excéntricas como hidráulicas, para fabricar piezas en serie. Se trata del sistema de fabricación más barato que existe, con bastante diferencia sobre el siguiente. Tanto por coste de la maquinaria como por la velocidad de fabricación, que normalmente está limitado por la velocidad de la prensa.

Componentes

Una línea de corte se puede componer de distintas combinaciones de máquinas.

Esta es la combinación tradicional:

Devanadora de bobinas

Es donde se coloca la bobina de chapa y donde se desenrolla de forma controlada. Existen varios tipos, desde el más simple para colocar una sola bobina, hasta en la que se pueden ir colocando varias para cuando acaba una, ya tener precargada la siguiente y así no perder tiempo de corte.

    • Devanadora simple: Es en la que se puede colocar una única bobina de forma vertical. En cuanto esta se acaba, tenemos que parar la prensa y esperar hasta que coloquemos la siguiente para reanudar el proceso.
    • Devanadora múltiple: Es similar a la simple, pero mientras la prensa está cortando, podemos ir colocando la siguiente. Así cuando una bobina se acaba, la devanadora gira sobre si misma y deja la siguiente bobina lista para no perder tiempo de corte y así optimizar costes.
    • Devanadora de palet: Está especialmente pensada para bobinas de poco espesor o para materiales delicados. Se colocan de forma horizontal sobre un palet y permite flujo de trabajo con muy pocas interrupciones entre cada bobina.

Enderezadora

Se trata de una máquina que con una serie de rodillos, elimina las posibles imperfecciones que pueda tener la bobina y que así evitar una imperfección en el corte.

Alimentadores de chapa para prensas neumático o electrónico

Se trata de la máquina que alimenta a la prensa de la chapa, se coloca al pie del troquel y se coordina con la prensa para que una vez que ha hecho su recorrido, la prensa ejecute el golpe y el alimentador pueda empezar de nuevo el ciclo. Pueden ser de distintos tipos, dependiendo de la precisión que necesitemos y de nuestro presupuesto.

    • Alimentador neumático: Funciona con aire comprimido y dispone de dos garras, una que sostiene la chapa mientras se realiza el corte para que no se mueva y otra que realiza el movimiento para empujar el fleje dentro del troquel. Estas 2 garras se coordinan abriéndose y cerrándose con la prensa. Tienen una capacidad limitada de velocidad dependiendo del recorrido y del tamaño de la chapa, ya que cuanto más grande, pesará más y le resultará más difícil arrastrarla.
    • Alimentador electrónico: Esta versión de alimentador funciona con 2 rodillos movidos por motores paso a paso o servomotores, dependiendo del tamaño de este. La velocidad de trabajo y la precisión son altos pudiendo llegar a regular décimas de milímetro.

Otra opción son las líneas de corte completas, donde se combinan devanadora, enderezador y alimentador en un único conjunto.

Como ventaja, ocupa mucho menos espacio en el sitio donde la tengamos instalada.
Como gran desventaja es que tendremos que dimensionarla al tamaño máximo de bobina que necesitemos, ya que si un día necesitamos cortar una bobina más grande, tendremos que adquirir una línea completa nueva. Sin embargo en la línea tradicional, podemos ir jugando con las distintas opciones necesitando, por ejemplo, adquirir un alimentador nuevo y no el conjunto entero.

Precios

El mercado y opciones de las líneas de corte es bastante extenso, así como el mercado de segunda mano.

Las líneas de corte tradicional con devanadora simple y alimentador neumático se pueden encontrar en el mercado nuevo por unos 30.000€.
En el mercado de segunda mano, estos precios pueden bajar considerablemente, pero también es difícil encontrarlas sin muchas horas de trabajo, pero dependiendo de lo que necesitemos, podemos encontrar verdaderas gangas.

Aun que de entrada 30.000€ puedan parecer mucho dinero, son máquinas que se amortizan muy rápido si trabajan habitualmente. Hagamos un supuesto:

Si adquirimos una línea de corte por 30.000€ y va a trabajar 8 horas diarias (realmente serán 7 horas efectivas) todos los días del año y nuestra prensa puede dar 60 golpes por minuto.

60 golpes por minuto X 60 minutos X 7 horas diarias X 250 días laborables al año = 6.300.000 golpes en 1 año.

30.000€ de máquina / 6.300.000 golpes = 0,005€ por golpe.

Con lo cual, si podemos usar el alimentador todo el año, amortizaremos todo el conjunto en un año con un coste de medio céntimo de Euro (0,005€) por golpe de prensa. Lo cual es un coste muy bajo. Incluso lo normal es que tengamos que cambiar el troquel o molde más de 1 vez, dependiendo que material estemos cortando.

En si, las líneas de corte son muy rentables a corto plazo, ya que además de conseguir un coste muy bajo por pieza, también podemos conseguir velocidades de producción incomparables con ningún otro sistema, además de evitar la necesidad de tener un operario o 2 cerca de la prensa con los riesgos que esto conlleva.

Alternativas

Pero si tu no quieres gastarte todo ese dinero y hacerlo tu mismo, existen empresas que dedican a vender estos servicios como puede ser Plasmagal, donde hacen todo el trabajo por ti.

¿Te ha gustado esta publicación? Puedes encontrar más en la web, en nuestro Facebook o en Instagram donde somos algo más activos. Un saludo!