Saltar al contenido

Plegadora de chapa CNC

Las plegadoras de chapa son máquinas que llevan con nosotros desde mediados de los años 70 y funcionaban de forma manual, era necesario ir doblando poco a poco hasta conseguir el ángulo adecuado además de muchos más inconvenientes que detallaré ahora. Todo eso se acabó con la llegada de las plegadoras CNC.

Como funcionan

Básicamente un plegadora usa 2 botellas hidráulicas que mueven un punzón hacia arriba y abajo, que puede ser de distintas formas y tener distintos ángulos, contra una matriz que también puede ser de distintas formas y ángulos y así dar formar a la chapa, como se puede ver en la imagen de arriba. Para conseguir el ángulo adecuado podemos hacerlo de varias formas.

  1. Si tenemos un punzón con el ángulo exacto, llevando la máquina hasta el final del recorrido, lo habremos conseguido.
  2. Si tenemos un punzón con más ángulo del que necesitamos, debemos detener el recorrido de las botellas hasta donde lo necesitemos con la ayuda de un final de carrera que llevan las plegadoras.

Para saber la distancia a la que tenemos que hacer el plegado, disponemos de topes en la parte trasera de la máquina que deben colocarse a mano.

La evolución con la llegada del CNC

No solo ha cambiado la precisión con las que trabajan estas máquinas doblando chapa, si no que han eliminado posibles errores acumulativos en las piezas que llevan varios pliegues.

Antes del CNC si teníamos que hacer 10 piezas con 4 pliegues, teníamos que hacer el pliegue 1 en todas las piezas, después el pliegue 2 en todas las piezas y así hasta acabar, pudiendo darse la posibilidad que se cometiese un error en los cálculos y tengamos que desechar todo el trabajo hecho.

Con las plegadoras CNC podemos programar todos los pliegues seguidos y hacer una pieza hasta el final, ver su acabado, que no nos hemos equivocado en nada y así poder replicarla cuantas veces necesitemos.

Además los topes de distancia están motorizados y se pueden mover tanto en el eje X como en el eje Y, pudiendo hacer varios pliegues en distintas partes de la zona de trabajo, esto nos puede ayudar para conseguir distintos ángulos al poder montar distintos punzones.

Otro problema que surgía con las plegadora manuales, es que si hacemos una pieza muy larga, de 3 metros por ejemplo, al plegarla, de un lado a otro, puede existir diferencias en el ángulo resultante. Con el CNC podemos corregir este problema haciendo que una botella baje más o menos dependiendo del ángulo obtenido y así conseguir unos resultados óptimos.

Cada día las plegadoras CNC tienen más soluciones e interfaces más simples para hacer programas de plegado y memorias más grandes para almacenar programaciones ya hechas en caso de tener que repetirlas más adelante.

Cualquier duda nos puedes escribir aquí, seguirnos en Facebook o suscribirte a nuestros emails informativos.