Saltar al contenido
recocido

En los tratamientos térmicos, no todos son para endurecer metales, también hay métodos para ablandarlos y para rectificar su estructura interna.

¿Qué es el recocido?

El recocido es un método para modificar la estructura interna del acero calentándolo a una temperatura concreta dependiendo de la finalidad del proceso.

Tipos de recocidos

  • El uso más conocido es para ablandar el acero después de ser templado.
    En el recocido se eleva la temperatura del acero por encima de la temperatura de templado, se mantiene un tiempo determinado para que su estructura interna se modifique lentamente, y se deja enfriar muy poco a poco hasta que llega a la temperatura ambiente.
  • También se puede realizar para eliminar tensiones que se hayan producido en el interior debido a un doblado en frío, una soldadura o similar.
    La temperatura que necesita para corregir estas deformaciones es menor a la que se necesita para ablandar el material después de un templado.

Las temperaturas a las que se eleva el acero, dependen de la cantidad de carbono que lleven. Suelen estar entre los 550º y 980º.

Procesos

  • Una opción, y la más habitual, es subir su temperatura en un horno y una vez alcanzada, apagarlo para que se enfríe muy lentamente en su interior. Así conseguimos un enfriamiento lento y progresivo. Este proceso dura horas, lo que provoca que sea bastante caro.
  • Otra forma de hacerlo es aplicando corriente eléctrica para elevar su temperatura al igual que hace el horno.

En todo caso, la mayoría de veces es más asequible fabricar una pieza nuevamente que hacer el proceso de recocido, sobretodo cuanto más simple es.

Como puedes ver, no todos los procesos son para endurecer el metal. Si quieres descubrir más, suscríbete a nuestro boletín de noticias. Un saludo plasmador!