Saltar al contenido

Tratamientos térmicos

¿Qué es un tratamiento térmico de metales?

Los tratamientos térmicos para metales son procesos industriales que se aplican a ciertos productos metálicos para cambiar sus características estructurales y así conseguir que tengan más o menos dureza, más o menos ductilidad, etc.

Cada proceso provoca un cambio distinto según el metal que tratemos, y algunos son para revertir procesos que se han aplicado anteriormente.

No se deben confundir con los tratamientos superficiales para evitar la corrosión, estos te los dejo detallados aquí.

Tipos de tratamientos

El proceso más conocido es el templado para endurecer el acero, pero existen muchas otras alternativas que aportan soluciones distintas. Te lo dejo todos detallados y enlazados a su correspondiente publicación donde encontrarás que hacen y como son los procesos.

  • Templado: Proceso que modifica la estructura molecular del acero para aportarle más dureza subiendo su temperatura y enfriándolo rápidamente. Más info>>
  • Revenido: Es un proceso complementario al templado para solucionar la fragilidad que aporta el templado al acero. Más info>>
  • Nitrurado: Es un proceso a base de nitrógeno, diseñado para aumentar su resistencia a la fatiga por estrés y a la corrosión. Más info>>
  • Cementado: Se eleva la temperatura del acero y se le añade carbono para modificar su estructura y así endurecerla dejando sus características internas sin modificar. Más info>>
  • Carbonitrurado: Es un proceso que combina el nitrógeno y el carbono para endurecer el acero y es fruto de la combinación del cementado y del nitrurado. Más info>>
  • Cianuración: Proceso para endurecer la superficie del acero y aumentar su capacidad anti desgaste proporcionándole un baño de cianuro. Más info>>
  • Sulfinizado: Se endurece la superficie del acero subiendo su temperatura y añadiéndole azufre. Más info>>
  • Recocido: Es un proceso de ablandamiento del acero, una vez que está templado, con el que se reordena su estructura molecular y se recuperan sus características iniciales. Más info>>

Como puedes ver, no solo existe el templado como opción para endurecer un metal. Las opciones son muchas y variadas según el tipos de necesidad que tengamos.

No te quedes con la duda y revisa que es cada proceso. Si aún así tienes dudas, puedes visitar nuestra página de Facebook y allí estaremos encantado de ayudarte.

También debes suscribirte a nuestro boletín de emails donde avisamos de promociones o cursos, ¡prometemos no ser muy pesados! Un saludo plasmador!